El Mundo
Marca
Movistar
Paddck Club
Los consejos del bicampeón del mundo
Los consejos del bicampeón del mundo

2015-07-31 12:26:44

No son pocos los que han expresado sus dudas sobre la completa veracidad de las palabras de Fernando Alonso cuando el ovetense asegura que vive el momento más feliz de su vida. Algunos de sus compañeros de parrilla, expilotos o jefes de equipo, creen que el bicampeón no puede estar contento si conduce un coche que no le permite aspirar a lo máximo. Es evidente que quiere volver a ganar, pero es verdad que pocas veces le había visto tan en paz en los más de 20 años que hace que le conozco.

En su vida personal se le ve feliz y en el apartado profesional disfruta de una experiencia nueva. Alonso es más feliz formando parte de la construcción de un equipo (McLaren), que en uno o dos años luchará por el título, que varado en otro (Ferrari) que, y las cosas no han cambiado con su marcha, no parece saber salir de la zona “segundo”. A la escudería italiana no se le ve capaz de abandonar esa área de aspirante al título, de posible ganador de una carrera solo si el equipo dominante comete errores de bulto.

Ferrari ganó en China su primera carrera del año porque los Mercedes erraron en la estrategia y venció la segunda en Hungría por idéntico motivo. Los Mercedes fallaron en la salida, Hamilton cometió errores de pilotaje en la primera vuelta intentando adelantar a Rosberg y el alemán entregó todas sus opciones con una mala elección de neumáticos en el segundo ‘stint’ y un toque con Ricciardo. Hungaroring concatenó un rosario de errores de Mercedes sin el que la victoria de Ferrari no se hubiera dado nunca.

“Lo más importante es que disfrutéis”
A Fernando Alonso le apasionan las carreras mucho más allá de los resultados o el dinero que pueda ganar con ellas. “La base de todo esto es que os divierta”Es la razón de su felicidad actual y la base de uno de sus consejos a los niños que entrenó en el Campus impartido en su Circuito Museo de Oviedo la semana después del GP de Hungría. “Lo más importante es que disfrutéis, que os lo paséis bien más allá de que ganéis o quedéis quintos. Ésta es una actividad para divertirse, nunca se puede tomar como un trabajo. Cuando yo tenía vuestra edad iba al colegio de lunes a viernes y al circuito de karts sábado y domingo, pero si un fin de semana quería hacer otra cosa que me divertía más (un partido de fútbol o lo que fuera) no iba. La base, el fundamento de todo esto, es que os divierta”, les explicaba entre consejos de trazadas o de freno y gas el día de su 34 cumpleaños.

Cuando peor se han puesto las cosas para Alonso el asturiano siempre recuerda que solo el hecho de estar en F-1 es motivo para disfrutar. Siempre recuerda aquellos tiempos en los que corría en karting y estaba obligado a ganar carreras para poder seguir compitiendo. “Si no ganaba se acababa el apoyo oficial de una marca y con ello la competición”.

Una década después forma parte de un proyecto a medio plazo, como aquel de Renault al que nadie tomaba muy en serio cuando Alonso era probador en 2002. Los periodistas de medio mundo dieron un brinco en los taburetes del Pabellón de Congresos de Mónaco cuando Fernando dijo en la presentación del equipo: “Nuestro objetivo es ser campeones este año”. Era enero de 2005, tres meses después de que Ferrari completara su quinto título consecutivo con un dominio aplastante.

Sainz debe aprovecharse de la experiencia de Alonso
Alonso disfruta de cada cosa que hace, de su batalla con Carlos Sainz en el último Gran Premio, por ejemplo, de su lucha en pista, en estrategia… en todo. Nadie podría decir desde fuera que uno casi dobla en edad al otro. Carlos Sainz vive una complicada situación en Toro RossoEl piloto asturiano parece contagiarse de la energía de tipos como Sainz y para el madrileño ha llegado el momento de tirar de la experiencia de su amigo, para gestionar con la mayor inteligencia posible la complicada situación que vive en Toro Rosso. Las decisiones en la estrategia le perjudicaron frente a su compañero Max Verstappen, y no fue casualidad. Ahora tiene por delante la difícil tarea de hacer ver a su equipo que se ha dado perfecta cuenta de ello para que no se puede volver a repetir, todo ello, sin romper el ambiente y sin cabrear a los jefes del programa Red Bull de jóvenes pilotos. Es una situación muy difícil de gestionar, mucho más que encontrar los reglajes del coche, volar en una crono o ser enormemente consistente en carrera, aspectos que han hecho de Sainz una de las sensaciones de la parrilla este año. Puede que lo único que esté en su mano sea seguir trabajando como lo está haciendo, disfrutar de su primer año en F-1 y que los tipos que manejan los destinos de Williams o Ferrari se fijen en su trabajo y en las decisiones que toma su equipo sin hacer mucho más ruido que el del poco fiable motor Renault de su Toro Rosso.